Marrakech

La bella ciudad marroquí, donde residió el gran José Agustín Goytisolo, dibuja escenas cotidianas en las que la luz atrapa los sentidos. En la plaza de Jamaa El Fna, lugar de encuentro, se dan cita la música, los colores y los olores que comparten multitudes de todo el planeta. Esa luz, que es magia y fantasía, acoge la emoción que produce una ciudad llena de contrastes. Una urbe que te permite regresar a inicios del siglo XX pero que también se asoma al XXI. Pura paz y sentimiento.

1.jpgReflejos.

2Mercadillo en una calle típica de Marrakech.

3.jpgEl té.

4.jpgPlaza Jamaa El Fna.