ESTIRPE CARNAVALESCA

carnaval.jpg

El Carnaval de Cádiz es reconocido internacionalmente. Su Concurso Oficial de Agrupaciones concita la atención de los amantes de la fiesta de la palabra. Centenares de agrupaciones pasan cada año por las tablas del Gran Teatro Falla, entregando sus coplas con alegría y pasión.

Son muy numerosos los carnavaleros que no superan el corte de las fases preliminares, aunque para ellos participar ya es un motivo de orgullo: en realidad, también hacen carnaval.

En 1988, un grupo de amigos presenta la chirigota Los Gachés de Hacienda. La amistad es el germen de numerosas agrupaciones y en esta, Carmelo Fernández, Francisco Sánchez Raya y José Pecci, entre otros, dejan unaa perla sobre la enseñanza en los tiempos oscuros de la dictadura, que fija en la memoria colectiva aquella máxima de “la letra con sangre entra”:

“Quién no se acuerda

cuando de chiquillo,

cargado con los libros

se iba a estudiar

a empujones.

Se entraba en la escuela

y maldita sea,

de nuevo a aguantar

a aquel maestro,

que todos los días

con golpes solía

enseñar la lección.

Y entre aquellos malos tratos,

se nos fue olvidando

nuestra educación.

Así se estudiaba entonces,

por eso no se asombre

cuando dicen en Europa

que aquí no se compra un libro,

que leen muy pocas personas.

Si en nuestra mente guardamos

todos aquellos años,

para no olvidar.

Si fuimos muchos los españoles

los que, por entonces,

hasta el catecismo

nos lo enseñaron

dándonos guantas”.

2.jpg

Un año después nos regalan otra chirigota, Los Reyes del Pasodoble, con este hermoso pasodoble que expresa su amor al carnaval y, sobre todo, a su Tacita de Plata:

“He deshojado de nuevo el calendario

para volver otro año

con esta noble aventura,

de nuevo con las ganas del que empieza,

renovando tipo y letras.

En esta bella locura,

cambié un par de veces el repertorio

por culpa de algún demonio

“antojao” por mi disfraz,

pero como sobraron algunos temas,

con un cetro y cuatro piernas

capeamos el temporal.

Y hoy aquí quiero sentirme

un trovador de tus calles,

acompañando este arte

caja, bombo y guitarra,

repartiéndote mis coplas,

regalándote mis notas.

Por esas benditas plazas

vengo a poner en tus manos,

mi corona y mi reinado,

porque aquí hay que claudicar

y es que no hay quien resista

respirando esta brisa,

dedicarte un abrazo

hecho con este cantar”.

Esta es una de tantas agrupaciones que se quedaron sin premio, aunque el reconocimiento popular lo tendrán siempre. Personajes carnavalescos como Antonio Sánchez, Juan Perea, José Adriano Estéve, José Ortiz, Ángel Espinosa, Francisco Ariza, Manuel Armario y José Garrido han hecho y hacen también más grande el carnaval. Algunos de ellos han salido en el mítico coro de Los dedócratas (1977) y otros en la magnífica Una chirigota con clase (1996), pero lo esencial para todos ellos es formar parte del trayecto de esta fiesta pagana y crítica.

3.jpgCarmelo y Juan Antonio con David y componentes del Coro Los del Patio.

Quiero rendir tributo a su inventiva, a su compromiso y a su presencia crítica contra todo tipo de poderes. A los que, desde el silencio emotivo viven la fiesta de la palabra con verdadero entusiasmo, aportando su creatividad y rebeldía.

Y, de manera especial, mi más sincero homenaje a Carmelo Fernández Olmedo, autor comprometido y cuya huella está presente en su sobrino David Fernández Romero, primer premio del Concurso de Agrupaciones de este año con el coro Los del patio. Así, la estirpe carnavalesca continúa y el ADN se sigue expandiendo para coronar la esencia de un pueblo que vive impregnado en aires de libertad.

ABEL CUERDA EN LA GALERÍA ORFILA

Emoción

1

Todo confluye para que esta esperada exposición de Abel Cuerda (Albacete, 1943) sea muy especial, ya que hacía tiempo que no mostraba su producción artística en la capital. La vida y el mercado del arte levantan en ocasiones muros infranqueables. No obstante, aquí tenemos su última obra, que presenta en la madrileña galería Orfila y que dedica a su hija Raquel, fallecida hace dos años.

Cuerda es un destacado representante del expresionismo abstracto de nuestro país, tiene en su haber numerosos premios y su obra está en colecciones nacionales e internacionales. A punto de cumplirse los 50 años de su primera exposición presenta un tramo reciente de su creación.

Son pinturas y también collages -en los que el artista manchego es un sabio consumado- con los que acentúa su línea expresionista. Piezas dominadas por la geometría sobre las que asienta la fuerza expresiva de su composición.

Este trayecto artístico que podemos contemplar pertenece a una de sus mejores etapas y eso que las ha tenido excelentes. Abel es un maestro combinando los colores y esto le permite concebir una obra muy equilibrada. Afronta cada cuadro como un reto del que sale airoso gracias a su dominio técnico, a la elegancia de su trazo y a la energía gestual con la que incorpora esa mancha impregnada de un cromatismo desbordante que encumbra su inventiva.

2.jpg

El artista de Albacete busca la perfección y desde el silencio configura una obra íntima y misteriosa que define una poética muy visual que atrae de inmediato nuestra atención. Su corpus creativo es muy racional, armónico y también vibrante. A través de los colores utilizados se perciben las luces y sombras (vida/dolor) de un artista que esencialmente fija su compromiso con la pintura.

3.jpgJuan Antonio Moreno y Abel Cuerda en la galería Orfila.

Cuerda mantiene un relato pictórico sellado por la coherencia. Desde la investigación constante el pintor del color asienta una trayectoria que conecta de inmediato con el receptor de su pintura.

Por tanto, este reencuentro con el universo creativo de Abel Cuerda confirma el talento indiscutible de un artista cuyo magisterio cabalga entre dos siglos (XX-XXI), en los que figura como un pintor muy relevante en la historia del arte español.

Capitán Veneno

1

El cáncer, ese azote criminal, cuyas garras asesinas se expanden cada dia más por este nuevo siglo XXI, que todavía no sabe cómo atajarlo, se ha llevado a otro grande del Carnaval de Cádiz, Juan Carlos Aragón Becerra, rebelde, crítico y amante de la fiesta de la palabra, a la que dedicó más de 30 años.

Chirigotero, comparsista y mucho más, este Licenciado en Filosofía y profesor es un referente indiscutible por la calidad de sus letras, su acidez, su vena crítica y también por la poética de unas composiciones, que han traspasado fronteras.

Hace un mes pude ver en directo a sus dos últimas agrupaciones, la chirigota El Chele Vara y la comparsa La gaditanissima: pura emoción.

El sabio de las palabras, creador de cientos de letras ya inmortales, como llamó a su comparsa del año 2004, 1800-Los inmortales.

Letras emocionantes, como esta declaración de amor a su madre:

Sé de una viejecita

que es la que más me quiere.

y esa es mi mare del alma,

la reina bonita de las mujeres”

(Chirigota Flamenkito Apaleao, 2000).

Y esta otra sobre el desencanto de la sociedad civil:

“Hace cien mil primaveras…

quien dice cien mil como decir 33,

que no se ve en los de abajo

ni un sol de esperanza,

ni un ojo brillar”.

(Comparsa Los Millonarios, 2015).

La expresión más bella de su amor a Cádiz y a sus playas:

“Playa dorada. Playa perdida.

Playa de vida y juventud.

Playa canalla, playa encendida.

Playa que calla al llegar el invierno,

para que suene la gran tempestad,

la única canción que cantan

cielo con infierno.

Cuando dicen que la cara

es el espejo del alma,

un gaditano mira a la playa

y ve la cara de su ciudad,

y en esa misma cara,

el fondo de su alma,

que es el alma de la Tacita de Plata

(Comparsa Los Guayabera, 2016)

Se ha ido el Capitán Veneno, pero nos queda su legado. Buen viaje Juan Carlos Aragón y saludos a Paco Alba.

Creo en ti, poeta del Carnaval.

ARTES GRÁFICAS GALA, LA IMPRENTA

maquinaria.jpg             Maquinaria preparada para imprimir.

La invención de la imprenta se produce en 1440 y se le atribuye al alemán Johannes Gutenberg, aunque dicho reconocimiento fue objeto de numerosas polémicas, ya que franceses, holandeses e italianos mantuvieron duras disputas  para lograr ese honor.

Invento fundamental para los procesos de comunicación del ser humano, va a significar un cambio radical en la forma en que se transmitirá el conocimiento desde el siglo XV.

En la actualidad nos encontramos ante una nueva revolución: Internet. El papel ya no es el soporte principal -aunque resiste- y las redes sociales se aúpan como emblema de transformación en los códigos comunicativos que se establecen entre emisor y receptor.

Por eso, considero de justicia reconocer la tarea que todavía realizan las imprentas. En este caso, me refiero a Artes Gráficas Gala, como tributo a los que han realizado con dedicación, calidad y esmero la tirada de casi todos los libros que he publicado.

 

grafica.jpg Artes Gráficas Gala.

Fundada por Alberto Vidal el 19 de enero de 1961, la imprenta -con casi 60 años de actividad profesional- debe su continuidad a su fundador, un hombre de principios que logra en sus trabajos la excelencia y por los que fue premiado en diversas oportunidades.

hito.jpg Catálogo realizado para la exposición de Alberto Sánchez.

Cuando llega la crisis económica, evita disminuir el plantel de su empresa e incluso rechaza vender la imprenta familiar al diario líder de la prensa española, su vecino de calle, que quiere comprársela.

A su jubilación entrega la responsabilidad a sus hijos Alberto y José Luis, quienes siguen la estela que marcó su progenitor, realizando, entre otras muchas impresiones, las de libros y catálogos de arte, en las que confirman la calidad en las reproducciones de obras artísticas.

A Artes Gráficas Gala, en especial a mi entrañable José Luis y a todo su equipo, quiero dedicar estas líneas con el ánimo de que la impresión en papel tenga larga vida. Y que sigan cumpliendo la muy noble y necesaria tarea de reproducir en papel una parte de la cultura que se genera en nuestros días.

 

David Fernández Romero, un poeta del Carnaval

Los que me conocen bien, saben que siento pasión por el Carnaval de Cádiz, tanta, que ha transformado una parte de mi vida. Esa libertad expresiva que desborda e impregna cada representación de las agrupaciones y ese amor por la Tacita de Plata me han contagiado hasta el extremo de que no puedo pasar un año sin recorrer sus calles y reconocerlas en las letras de estos cantautores del pueblo: un pueblo que transmite alegría a pesar de sus desventuras.

david.jpgDavid Fernández Romero.

A la fiesta de la libertad he dedicado mi último libro y, principalmente, a sus trovadores. Uno de ellos, David Fernández Romero, autor del coro Los del patio, que acaba de lograr el primer premio en la modalidad de coros del último Concurso Oficial de Agrupaciones del Carnaval de Cádiz, llama poderosamente mi atención.

David ha presentado esta nueva formación, incorporando a integrantes de su anterior agrupación, la del gran Faly Pastrana también del coro de Luis Rivero y de los coros de Julio Pardo y Nandi Migueles, historia viva del carnaval. Por tanto, esta agrupación aglutina talento y experiencia a raudales y cuenta, además, con la dirección musical de José Manuel Pedrosa.

Fernández Romero es un enamorado del carnaval y desde hace unos años encumbra sus composiciones, pidiendo paso entre los destacados del concurso. En 2019 muestra su talento en unas letras que destilan emoción, verdad y, sobre todo, compromiso. Letras que hablan de la solidaridad de la donación de órganos, otras que lanzan su dardo envenenado contra la violencia machista y alguna misiva contundente como este tango, que es una advertencia, dedicado al nuevo presidente andaluz:

“No dejes que aquí pisoteen,

nuestra manera de protestar,

no mires para otro lado,

gente que aquí se sube

para expresar con valentía

y gritar con osadía

por el trabajo y la libertad”.

Ejemplos de esa crítica ácida y tan habitual con la que los carnavaleros enfrentan y afrontan la palabra contra los poderes establecidos, que es la esencia de esa libertad irrenunciable a la que se aferran estos juglares.

Ver cualquier pase en el Teatro Falla es pura magia. En el caso del coro de Fernández Romero, escuchar a casi 50 personas sobre el escenario, interpretando el popurrí arropados bajo el manto estético de una escenografía realmente brillante, constituye un acto de amor a la palabra, es la expresión de un canto poético al origen del carnaval.

David compone una letra que cala muy hondo, cantada con intensidad y con unas voces que aúnan potencia y equilibrio. Es una oda a la belleza musical, una melodía evocadora que dice mucho del respeto hacia la historia de la propia fiesta y de la categoría de este joven autor que honra a su majestad el tango.

Artículo dedicado a José Manuel Sánchez Reyes, Manolo Santander, Joaquín Quiñones, Antonio Rivas, Carmelo Fernández y Vicente Melli.

Francisco López-Soldado

1.jpg

Sin título, técnica mixta.

Imaginario matérico

Francisco López-Soldado (Madrid, 1940) dedica gran parte de su larga trayectoria artística a investigar la materia, para inocularla vida y representación. Informalista y dominador de la abstracción más depurada, su obra es un imaginario en el que desvela formas orgánicas, en las que adquieren protagonismo las composiciones que hablan de lo biológico (la vida) y de lo físico (el hombre).

López-Soldado lleva más de 50 años dedicándose a la creación. Predomina en su trabajo la pericia en el dibujo y la pintura y también en la escultura. La experimentación impregna igualmente su obra, que establece un vínculo entre pensamiento y materia.

Doctor en Bellas Artes por la Universidad Complutense de Madrid y Profesor Titular en la Facultad de Bellas Artes de Madrid.

2.jpg

Sin título, técnica mixta.

Su obra se encuentra en diferentes pinacotecas e instituciones, como el Museo de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando (Madrid); el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía (Madrid); el Museo de Bellas Artes de San Telmo (San Sebastián); la Biblioteca Nacional y el Museo de Bellas Artes de Jaén, entre otros.

Además, ha creado el Centro de las Artes Visuales en el municipio toledano de Valdeverdeja, un espacio ciertamente bello que contiene una parte importante de la creación pictórica y escultórica de López-Soldado. Dicho espacio museístico cuenta con obras de Enrique Brikman, José María de Labra, Abel Cuerda, Joaquín Capa, Luis Feito, Antoni Tàpies, Francisco Farreras, Antón Patiño o Juan Antonio Tinte.

El artista madrileño percibe un universo interior que traslada a su inventiva. La ciencia se eleva en su paleta que recoge pictóricamente el microcosmos humano para hacer real lo invisible, configurando -a modo de series- un corpus visual que identifica su estilo.

Con todo, la estética de la obra de Francisco López-Soldado revela un mundo que nace desde la observación minuciosa, desde ese silencio que transforma la materia en un imaginario con el que el artista nos regresa al origen. Su inventiva crece en un cromatismo lumínico que transpira hacia una emoción verdadera.

Artista fundamental en la historia del arte español desde mediados de los años 60 del siglo pasado, su presencia en el siglo XXI confirma el magisterio de un gran creador.

 

Búsqueda

Carlos Albert (Madrid, 1978) mantiene una trayectoria artística ascendente. Sus piezas son reconocidas tanto a nivel nacional como internacional.

  Su obra monumental ocupa espacios públicos y se transforma en elementos urbanos que dialogan con los ciudadanos y se acomodan al paisaje natural, formando parte del patrimonio cultural de infinidad de ciudades.

albert.jpg

Espejo-Raíz (acero inoxidable).

 Desde su taller madrileño, panteón creativo y refugio de su talento e inspiración, vertebra una obra donde la materia adquiere protagonismo y moldea la inventiva de este creador implicado emocionalmente en cada nueva propuesta. Un artista que busca de manera permanente y que aprehende de los elementos su esencia y pureza.

albert2.jpg

Small Pagoda (hierro forjado).

Recientemente ha viajado a Hanoi, en Vietnam, para llevar a cabo su último proyecto: “Espejo raíz”, una inmensa pieza de 5 metros de altura realizada en acero inoxidable para el Museo de Arte Contemporáneo “Art in the forest”.

Fruto de esta aventura creativa, su obra adquiere una nueva dimensión. La base de su composición, la línea, refuerza el dinamismo propio de las piezas de Albert, donde el volumen dialoga con el espacio.

  Precisamente es en el paisaje natural donde la escultura del artista imprime su poder evocador. Con la transformación de la materia, Carlos consigue transmitir de forma sutil la poética de toda su creatividad.

  Ahora, la huella del país asiático prende en un proceso donde la paz interior alimenta la imaginación de Carlos Albert, forjador de sueños, hacedor de realidades.

  Discípulo de Martín Chirino, la presencia de su monumental pieza se torna relevante y reafirma la trayectoria de un artista con un presente muy interesante. Su obra destila emoción y comparte un imaginario que engrandece el espíritu y que alienta el interés por la obra escultórica, como forma artística que atrapa el espacio para exaltar las sensaciones. Magnífica pieza.